Los inversores extranjeros se apresuran a comprar bonos chinos como un nuevo refugio de rendimiento

Hoy empezamos con las ganancias del segundo trimestre con Pepsi, y mañana con JPMorgan, Citi y Wells Fargo. Goldman informa el miércoles y BofA y Morgan Stanley el jueves. Todo el mundo estará atento a las pérdidas de los préstamos y a las provisiones para pérdidas de préstamos para el tercer trimestre. Si los resultados son peores de lo esperado, podría producirse una reacción violenta, pero se espera que los directores generales hablen rápido y superen los datos.

Gittler de BDSwiss encontró una inteligente correlación entre los informes de enfermedades y el rendimiento del mercado de valores. Parece mostrar una tendencia (y nos gusta la tendencia) de la influencia decreciente de las noticias de la pandemia en los mercados de valores. Ver el gráfico de BDSwiss. Obsérvese que el estudio está midiendo la volatilidad, no el cambio de precios. No estamos seguros de que podamos tener mucha fe en la línea descendente, aunque sólo sea porque otras medidas serían directamente relevantes, como “quiebras por encima de la norma”, pero sigue siendo divertido. Un punto diferente es que los economistas no son todos “pies en el cielo” y en realidad pueden ser útiles a veces.

fxsoriginal

También nos centramos en China esta semana, comenzando con el comercio esta noche y pasando a la habitual avalancha de datos del jueves: ventas al por menor, producción industrial y PIB. Hasta ahora el consenso es que China se está recuperando bien. Ver Tidbit 2 abajo.

De todos los datos que están a punto de abrumarnos, nos preguntamos si un pequeño artículo no podría ser crítico: las ventas al por menor en Europa. No existe tal cosa en “ventas al por menor en la UEM” y tenemos que ir país por país, pero el FT reunió algunos datos que son bastante alentadores. Y no es menos cierto que Capital Economics dice ver “más pruebas de que las primeras etapas de la recuperación económica de la eurozona tenían una notable forma de V… Las restricciones se han levantado más rápido y el gasto se ha recuperado más rápidamente de lo que habíamos previsto”. Todo esto se va por el desagüe si surge una segunda ola. El FT señala “Los volúmenes de ventas al por menor se expandieron un 18% mes a mes en mayo, a medida que los puntos de venta volvieron a abrir y los consumidores demostraron estar dispuestos a poner en funcionamiento algunos de los ahorros que habían acumulado durante el cierre. El repunte de las ventas fue mayor de lo esperado y llevó el gasto a niveles cercanos a los del año pasado”.

Esta es la cuestión: ¿por qué el FT presenta en primera plana una historia sobre datos que ya tienen un mes de antigüedad? El FT señala que la producción industrial habitual es buena pero no tan buena, las exportaciones (excepto las de Alemania) no son tan buenas, y la Europa de dos velocidades sigue siendo muy evidente. No es por volverse loco sobreinterpretando, pero hay una pequeña sensación de que una mejor recuperación en Europa que en los EE.UU. justifica un euro más firme. Tal vez se extienda demasiado, pero un mejor manejo de la pandemia está llevando a un mejor desempeño económico y eso es algo que el mercado de divisas reconoce, a pesar del pésimo diferencial de rendimiento. Un factor clave en ese mejor rendimiento es una red de seguridad más amplia y más fuerte para los trabajadores, algo que los EE.UU. no tienen. Es una diferencia central y estructural.

Mirando hacia el futuro, tenemos un montón de discursos de los federales, pero el Congreso está fuera hasta la próxima semana, así que no se pueden esperar nuevas iniciativas de recuperación. Las noticias institucionales, si es que va a haber alguna, vendrán de los bancos centrales de Canadá y Japón el miércoles y del BCE el jueves. Nadie espera mucho pero nunca se sabe. El goteo, goteo, goteo de las historias anti-Trump y anti-EEUU y anti-dólar continúa. Ten cuidado con lo que lees, si todo lo que lees es el NYT y Bloomberg, tienes un sesgo por ósmosis. Si las ganancias no son tan malas como se imaginan (menos del 40-60%) y el mercado de valores prospera esta semana, el dólar puede caer sin ninguna referencia a Trump, la economía o la pandemia.

Tidbit: Los estados más afectados por Covid-19 están votando cada vez menos a favor de Trump en las elecciones de noviembre. Eso es Arizona, Texas y Florida. ¿Es una verdadera correlación de causa y efecto o una coincidencia? En Texas, una nueva encuesta tiene a Biden 46% a Trump 41%. Otras encuestas muestran a Biden con un 48%-42% en Florida. Como todos aprendimos en 2016, cuidado con la extrapolación.

Tidbit 2: Bloomberg sigue tocando el tambor sobre el yuan chino pero la melodía ha cambiado en los últimos meses de “amenaza al dólar americano” a un “punto de vigilancia” más sensato y realista. Varios funcionarios están haciendo el esfuerzo de conseguir que el yuan sea más ampliamente aceptado como una moneda mundial, pero el yuan es todavía sólo alrededor del 2% de las reservas totales. Además, las empresas chinas (y sus bancos) necesitan el dólar. Para llegar a donde quiere ir, China reconoce que tendría que deshacerse de los controles de capital, algo que aún no está dispuesta a hacer. Pero al mismo tiempo, Bloomberg informa “‘La globalización del yuan depende en gran medida de la convertibilidad de la cuenta de capital, para la cual China aún no está preparada’, dijo Yu Yongding, un ex asesor del Banco Popular de China. “China se enfrenta a un grave desafío de una serie de posibles sanciones financieras de EE.UU. y ni siquiera podemos descartar la posibilidad de que puedan congelar los activos financieros de China algún día. Creo que los reguladores tienen un plan de contingencia”.

Congelando a Ch